Honduras: Falleció el fundador de la Fundación CRISAQ

TEGUCIGALPA>> El abogado Ramón Sánchez Borba, uno de los sobrevivientes del fatal accidente aéreo de la linea aérea Tan-Sahsa de 1989, falleció el pasado 7 de marzo en esta ciudad.

Sánchez estaba casado con Norma Ponce y fue uno de los fundadores de la Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC).

Además fundó en el año 2004, la Fundación Cristiana de Asistencia a Quemados (CRISAQ), dedicada a la atención de personas que sufren quemaduras.

Los objetivos de esta organización, incluyen proveer atención médica a los niños víctimas de quemaduras tanto como rehabilitación física, y asesoramiento en el campo de la educación de la población en la prevención estratégica de quemaduras, todo de manera gratuita.

Sánchez fue uno de los 15 pasajeros, de 138, que sobrevivieron del vuelo de Tan-Sahsa que se accidentó en el cerro de Hula, el 21 de octubre de 1989.

De las víctimas mortales de la tragedia, 60 eran originarias de Nicaragua, 39 de Honduras y el resto de otras nacionalidades.

Los restos mortales de Ramón Sánchez Borba, fueron velados en Funerales San Miguel Arcángel, y su sepelio se llevó a cabo, en Jardínes de Paz Suyapa.

>>>>>

Ramón Eulalio Sánchez Borba (1933-2015)

El abogado Ramón Eulalio Sánchez Borba nacido en Paraguay un 12 de Febrero de 1933, vivió sus primeros años en el campo, en Asunción se gradúa como maestro y buscando superarse viaja a Puerto Rico y Washington como becario para continuar sus estudios universitarios en la carrera de trabajo social, y posteriormente se radica en Tegucigalpa, Honduras de donde subsiguientemente se recibe como abogado especializado en la rama Mercantil.

En su viaje a Puerto Rico conoce a la joven dama Norma Argentina Ponce con quien posteriormente se casó y procreó tres hijos: Lourdes, Evelyn y Ariel quienes a su vez dieron vida a 7 nietos y una bisnieta. En más de 50 años de feliz matrimonio.

A inicio de la década de los 60, se trasladan a la nación de Guatemala, para dentro de su campo del trabajo social dedicarse al desarrollo de comunidades indígenas en aquel país.

Luego retorna a Honduras donde inicia laborando como jefe de registro en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), y luego en la docencia en la carrera de Derecho misma que realizó durante cerca de 10 años.

En 1987 se convierte en uno de los fundadores de la Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC) donde también ejerció el cargo de Secretario General de la misma por más de 15 años, dejando así un aporte sustancial en la educación de generaciones de hondureños.

Luego de contraer nupcias opta por la nacionalidad hondureña e inicia el ejercicio de su profesión como abogado con las empresas camaroneras de la isla de Roatán.

Su labor se destacó por el ser el único en lograr el retorno de los barcos pesqueros al país en las mejores condiciones posibles asegurando la vida de los tripulantes y el patrimonio de las empresas en el tiempo en el que el conflicto entre Honduras y Nicaragua (gobierno Sandinista) primaba.

A su retorno de uno de estos viajes de tierras nicaragüenses lamentablemente se convierte en uno de los 138 pasajeros del fatídico vuelo 414 de Tan-Sahsa que se estrelló en el cerro de las Mesitas el 21 de Octubre de 1989, convirtiéndose en uno de los quince  sobrevivientes de este terrible suceso, el más grande en la historia centroamericana.

Debido a la gravedad de sus lesiones y al no poder ser tratado adecuadamente en el país es trasladado a Oklahoma, Estados Unidos donde es tratado por quemaduras de tercer y cuarto grado en el 40% de su cuerpo incluyendo sus pulmones.

Apegado a su inquebrantable fe, contribuye en la Fundación del Centro Cristiano Internacional (CCI).

Así mismo Extiende su apostolado y coadyuva en la fundación de la Comunidad Cristiana del Hatillo. Dejando un legado en lo espiritual para la Nación.

En 2004 y consiente por su propia experiencia de la situación real que enfrentan miles de niños quemados en Honduras nace CRISAQ, el Centro Cristiano de Rehabilitación para Quemados.

Hoy por hoy CRISAQ atiende gratuitamente a cientos de pacientes (1,700 aproximadamente a la fecha) que visitan diariamente sus instalaciones donde pueden encontrar no sólo alivio físico y psicológico sino el espiritual que Don Ramón supo trasladar a todo su equipo.

Ramón Sánchez Borba es sinónimo de padre, esposo, abuelo, y amigo amoroso, y sobre todo caballero respetuoso que ha marcado la historia de Honduras a través de su inconmensurable legado de amor, bondad y trabajo honesto.

Un honorable de nuestros tiempos.

Amante de la mecánica y del cuidado de sus autos, de una buena taza de café por las tardes en compañía siempre de su esposa o de un helado sabor pistacho en compañía de alguno de sus hijos o nietos, de cuidar de su propio jardín y siempre como un buen sudamericano preparar y degustar un buen “asadito” como buen anfitrión junto a la familia y buenos amigos.

Pasa a la presencia de su Señor a quien sirvió en Tegucigalpa, Honduras, su nación adoptiva, rodeado de todos aquellos sus seres queridos que le vieron y sintieron de cerca la fuerza de su ejemplo de humildad y a la vez su grandeza de espíritu.

>>>>>

Anuncios

Un Comentario

  1. belkis

    Descanse en Paz. Diosito lo tiene en su gloria. Realmente deja un gran vacio en su familia y todos acalles personas que tuvimos el gran placer de conocerlo.
    Un gran ejemplo de persona y cristino a seguir. Se va a extrañar mucho.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s