Trump logra lo que parecía imposible

loading

NUEVA YORK>> Sin ninguna duda, Donald Trump consiguió dar vuelta al mapa político que parecía tener en su contra, para ganar la presidencia de Estados Unidos, en una elección de cierta forma histórica y sin duda alguna inédita.

Histórica porque nunca antes hubo tanta antipatía para los dos candidatos principales, ni tantos insultos o tantas dudas sobre la fragilidad del mismo sistema democrático estadounidense.

Cuando apareció ante cientos de sus simpatizantes para celebrar la victoria, Trump lucía visiblemente emocionado.

Tras recibir una llamada de Hillary Clinton para conceder la derrota dijo:

“Hillary ha trabajado por largo tiempo y muy duro y le debemos nuestra gratitud por su servicio a nuestro país. Ahora es tiempo que Estados Unidos cierre las heridas de la división. Es tiempo. Tenemos que unirnos. A todos los republicanos, demócratas e independientes a lo largo de todo el país, yo les digo que es tiempo de unirnos como un solo pueblo”.

“Trabajando juntos iniciaremos la tarea de reconstruir nuestro país… será algo bello… Los olvidados de este país ya no serán olvidados”, añadió antes de agradecer a su esposa, hijos, familia y cercanos allegados durante su campaña.

Trump ganó no solo le ganó a Hillary Clinton, sino también al aparato de su propio partido, que en gran parte dijo no sentirse representado por el magnate.

Desafió a la gran prensa, a la clase política de ambos partidos y a los paradigmas sobre la administración de las campañas presidenciales en Estados Unidos.

No solo ganó los estados clave que tenía que ganar, como Florida, Ohio y Carolina del Norte, sino también sorprendió ganando otros que eran considerados fuertemente demócratas como Michigan, Pennsylvania y Wisconsin.

Ni el voto hispano, ni el voto afro-estadounidense o el voto de las mujeres que las encuestas ”supuestamente” daban abrumadoramente un resultado favorable para los demócratas, fueron suficientes.

El camino que sigue hacia delante será difícil, Trump gana sobre un país políticamente dividido y tenso en el tema racial.

Un país en la encrucijada en cuanto a su composición demográfica, pero para el que Trump prometió construir un enorme muro fronterizo, expulsar al menos 11 millones de indocumentados y detener la llegada de musulmanes y refugiados.

La gran ventaja será que el Partido Republicano mantendrá el control de la Cámara de Representantes y el Senado, para lograr lo prometido.

>>>>>

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s