Trump llega a Israel en histórica visita

JERUSALEM>> El presidente de EEUU, Donald Trump, llegó a Israel en una primera e histórica visita de dos días al Estado Judio.

Aunque apenas abordó en primera instancia el conflicto israelo-palestino, Trump, que espera un acuerdo de paz que no consiguió ninguno de sus predecesores, vio una “rara oportunidad” de cambiar la situación en la convergencia de intereses entre los países árabes e Israel frente al extremismo y a Teherán.

“Tenemos ante nosotros una rara oportunidad de aportar seguridad, estabilidad y paz a esta región”, declaró Trump en el aeropuerto internacional Ben Gurion, en Tel Aviv, donde, además, reafirmó el “vínculo indestructible” entre Estados Unidos e Israel.

“Vine a esta tierra antigua y sagrada para reafirmar el vínculo indestructible entre Estados Unidos y el Estado de Israel”, dijo.

El mandatario se mostró confiado respecto a “un nuevo esfuerzo” de paz entre israelíes y palestinos, aunque no dio ninguna indicación sobre la manera en que pretende encontrar una salida al conflicto.

“No es fácil. He oído decir que era uno de los acuerdos más difíciles de alcanzar. Pero tengo la sensación de que lo conseguiremos, dijo Trump, en una rueda de prensa con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Posteriormente, visitó el Muro de los Lamentos, un acto de gran significado político y religioso al ser el primer mandatario estadounidense en activo que visita el lugar más sagrado de la religión judía, que se encuentra ubicado en Jerusalem Este, la parte de la ciudad ocupada por Israel desde 1967, y que forma parte de la Explanada de las Mezquitas, muy sagrada para los musulmanes.

Trump, con una kipá oscura, permaneció unos instantes frente al muro con una mano sobre las piedras, antes de depositar su plegaria escrita en un papel, tal como dice la tradición.

Después, se alejó con una breve sonrisa, aunque evitó caminar hacia atrás, como hacen los judíos después de rezar en el lugar, para luego manifestar, “me ha emocionado mucho la visita”, ha dicho tras reunirse con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. El mandatario ha estado acompañado por su yerno y asesor, Jared Kushner, que es judío ortodoxo y se ha acercado después de Trump a rezar ante el muro.

También la hija del presidente, Ivanka, que se convirtió al judaísmo al casarse con Kushner, ha rezado -entre lágrimas- en la sección reservada a las mujeres, donde la primera dama, Melania Trump, ha dejado a su vez un papel con una plegaria.

Antes de ir al Muro de los Lamentos, Trump y su familia han recorrido la Ciudad Vieja de Jerusalem y han entrado en la iglesia del Santo Sepulcro, donde la tradición cristiana sitúa el lugar de la crucifixión, enterramiento y resurrección de Jesús, que ha visitado rodeado de representantes de las iglesias ortodoxa griega, armenia y católica.

Hasta ahora, los mandatarios estadounidenses y europeos habían evitado este itinerario por su significado político y religioso, ya que la ciudadela amurallada de Jerusalem se encuentra en la zona oriental de la ciudad, ocupada por Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967, anexionada en 1980 con la condena de la ONU, y que los palestinos reivindican como capital de su futuro estado.

>>>>>

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s