Categoría: EEUU y Cuba

Puertos de Florida cancelan firma de acuerdo con Cuba

loading

FORT LAUDERDALE>> Los puertos de Everglades y Palm Beach en el estado de la Florida (EEUU),  cancelaron sus planes de firmar un acuerdo de cooperación con Cuba tras la declaración del gobernador Rick Scott que recortará fondos a todos los puertos del estado que hagan negocios con el “dictador despiadado Raúl Castro”.

Chip LaMarca, comisionado del condado de Broward, en Fort Lauderdale, declaró al diario Miami Herald este jueves que Steve Cernak, director de Port Everglades, le dijo que el memorándum de entendimiento con Cuba no sería firmado.

A pesar de ello, los funcionarios del puerto igualmente planeaban sostener una reunión con la delegación cubana en Fort Lauderdale prevista para el jueves.

Jarra Kaczwara, directora de negocios del puerto de Palm Beach (norte de Miami), dijo a la agencia de noticias Efe que, siguiendo la “solicitud” del gobernador, tampoco firmarán el llamado memorando de entendimiento.

“La intención y propósito del puerto al recibir a delegación (cubana) ha sido siempre explorar las posibilidades de expandir el comercio para nuestros empresarios”, aclaró Kaczwara.

Aseguró que los directivos del puerto mantendrán la reunión con la delegación del Gobierno cubano prevista para el viernes y el foro sobre nuevas oportunidades de negocios para los empresarios portuarios.

En el memorando ambas partes iban a expresar su acuerdo mutuo de establecer una alianza de cooperación destinada a facilitar el comercio internacional y generar nuevos negocios, en el marco de la apertura comercial que impulsó el expresidente Barack Obama (2009-2017).

La delegación cubana ya ha visitado los puertos de Houston y Nueva Orleáns, y planea visitar el puerto de Tampa Bay y el de Norfolk en Virginia antes de regresar a Cuba, a principios de febrero.

La declaración del gobernador Scott fue publicada un día después de que la primera exportación de Cuba a EEUU en más de medio siglo llegara a Port Everglades.

Se trató de un cargamento de carbón de marabú presuntamente producido por cooperativas privadas en Cuba, pero videos de denuncia desde la isla documentan que el carbón estaría siendo producido por reos castigados a trabajo forzado.

>>>>>

La Habana celebra el fin de la política “pies secos, pies mojados”

loading

LA HABANA>> El Gobierno cubano, elogió como una inteligente decisión de seguridad ciudadana para ambas naciones la decisión de Washington de eliminar una política migratoria que permitía a cualquier isleño que llegara a suelo estadounidense quedarse y obtener estatus de residencia legal.

Ambos gobiernos informaron, de manera conjunta, sobre el fin de la política conocida como “pies secos, pies mojados”, que permitía a los cubanos que llegaban a territorio estadounidense permanecer allí, pero devolvía a aquellos que eran interceptados en alta mar, fomentando el contrabando con lanchas rápidas y las mafias.

“Creaba serios problemas para la seguridad de Cuba, para la seguridad de los Estados Unidos, para la seguridad de nuestros ciudadanos que se veían expuestos por medio del aliento que implicaban estas políticas preferenciales a tráfico de persona, fraude migratorio, violencia”, dijo Josefina Vidal, encargada del área de Estados Unidos de la Cancillería.

Un número no determinado de personas murieron en estos años tratando de cruzar el Estrecho de la Florida. La gente que hace trámites amparada por los programas “pies mojados, pies secos” podrá continuar con el proceso y obtener su residencia legal.

>>>>>

Incertidumbre en cubanos que van en camino hacia EEUU

loading

WASHINGTON>> La incertidumbre reina en los últimos cubanos que pretender llegar a EEUU, bajo el amparo de la política “pies secos, pies mojados”, que les permitía la posibilidad de obtener la residencia permanente.

Ese es el caso de Jordanez Góngora, de 34 años, quien pisó Estados Unidos por primera vez hace cinco días y lamenta que muchos de sus compatriotas se hayan quedado en el trayecto a la frontera “con pocos recursos y sin ninguna esperanza”.

Góngora, ubicada en Laredo, Texas, explicó que durante su viaje varios de sus acompañantes fueron secuestrados e incluso asesinados.

Su travesía se dio desde la isla de Cuba en balsa, pasando por Honduras a principios de noviembre, luego pasó por Guatemala y México, hasta llegar a la frontera estadounidense.

“Yo logré llegar hasta aquí pero muchos de mis compañeros se han quedado en el camino, sin nada, en distintos países”, dijo Góngora, quien aseguró no saber cómo se encuentran.

Con él coincide el presidente de la asociación Cubanos en Libertad, Alejandro Ruiz, quien explicó que la mayoría de cubanos que tratan de llegar a Estados Unidos “venden su casa y las pocas propiedades que tienen en su país”, para empezar una nueva vida con oportunidades de crecer.

“Hay una gran cantidad de cubanos que se encontraban en trayectoria hasta aquí que han contactado conmigo a través de mensajes con dudas y una gran desilusión”, ante este cambio de política migratoria, relata Ruiz, quien reconoce no saber qué va a pasar con ellos.

“Quizás tienen que empezar nuevas vidas en los países dónde están”, concluye.

Actualmente, según datos que maneja Cubanos en Libertad, hay unos 25 cubanos detenidos en uno de los centros de inmigración de Laredo, y más de cincuenta bloqueados cerca del puente que cruza el Río Grande, frontera natural entre México y Estados Unidos, además de todos los que estaban en camino.

El Gobierno del presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, hizo pública la decisión de revocar esta política migratoria, un reclamo que mantenía desde hace mucho tiempo el Gobierno de Cuba para avanzar en la normalización de las relaciones bilaterales entre ambos países.

>>>>>>

Reacciones sobre la decisión de Obama con respecto a los cubanos que lograban llegar a EEUU

loading

MIAMI>> El repentino fin de la política que amparaba desde 1995 a los cubanos que lograban poner pie en EEUU, generó en esta ciudad, opiniones a favor y en contra.

La comunidad cubana en Florida está dividida en torno al fin de la polémica política estadounidense, hacia la isla.

Hay temores de que se produzca un éxodo masivo desde Cuba e incertidumbre sobre lo que sucederá con los que lleguen de ahora en adelante.

Varios medios locales publicaron artículos con títulos como “Todo lo que necesita saber sobre los cambios en la política migratoria de Estados Unidos hacia Cuba”.

El diario El Nuevo Herald consideró en su editorial que es una “concesión” del presidente Obama al mandatario cubano, Raúl Castro, que había exigido el fin de la ley “pies secos, pies mojados”, así llamada porque solo podían beneficiarse quienes llegaran a tocar tierra estadounidense.

La Conferencia de Obispos Católicos de EEUU, que se declaró “decepcionada” por el fin de la política “pies secos/pies mojados”, señaló que “la violación de los derechos humanos básicos sigue siendo una realidad para algunos cubanos”. De acuerdo con el obispo de Austin, Joe Vásquez, presidente de la Comisión de Migraciones de la conferencia episcopal, el “cambio repentino” de política hará “más difícil” que hallen protección grupos vulnerables, como solicitantes de asilo, niños y víctimas de tráfico humano.

Este cambio de política migratoria estadounidense hacia Cuba tomó por sorpresa a cubanos que ya estaban en el sur de México, muy cerca de completar su travesía hacia Estados Unidos. “Nos enteramos hoy, es una cosa negativa para nosotros”, dice Alian Pino, un agricultor que salió de Cuba el pasado 19 de noviembre y que se presentó a solicitar en la ciudad mexicana de Tapachula un documento migratorio que le dará 20 días para abandonar México, sin riesgo de ser deportado.

El año pasado se produjo una crisis en países de Sudamérica, Centroamérica y México por la llegada de miles de cubanos, temerosos de que ocurriera lo que finalmente pasó: que la normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos llevara a la eliminación de los privilegios que tenían cuando los dos países eran enemigos.

La Casa Blanca subrayó hoy que el fin de la política de “pies secos/pies mojados” para los inmigrantes cubanos está incluido en un acuerdo bilateral con Cuba y recordó al presidente electo de EEUU, Donald Trump, que la “tradición” de la historia presidencial consiste en respetar ese tipo de pactos.

“Este cambio de política ha quedado codificado en un acuerdo ejecutivo entre el Gobierno de EEUU y el de Cuba”, afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en conferencia de prensa.

“Hay una tradición de que los presidentes subsiguientes observen y se adhieran a los acuerdos ejecutivos hechos con otros países por el anterior presidente, a no ser, por supuesto que se tome una decisión específica de cambiar la política” hacia ese país, añadió Earnest. El portavoz del actual presidente estadounidense, Barack Obama, aseguró, además, que la Casa Blanca informó al equipo de transición de Trump sobre el cambio en la política migratoria hacia Cuba “poco antes de que se hiciera público”.

El equipo de Trump todavía no ha emitido hasta ahora ningún comentario sobre el cambio.

Earnest reconoció que, cuando Trump llegue al poder, el 20 de enero, “podrá ejercer toda la autoridad ejecutiva de la Presidencia”, pero aseguró que hay “motivos convincentes para seguir normalizando las relaciones” con Cuba.(AGENCIAS NOTICIOSAS)

>>>>>

Obama pone fin a la “Ley de Ajuste Cubano”

loading

WASHINGTON>> El presidente de EEUU, Barack Obama, decidió poner fin con carácter inmediato a la denominada “Ley de Ajuste Cubano”, también conocida más comúnmente como “Pies Secos, Pies Mojados”, con la cual durante más de 20 años, todo cubano que alcanzara territorio estadounidense podía automáticamente quedarse en el país, aunque hubiera entrado de forma ilegal.

Obama, en una de sus últimas decisiones al frente de la Casa Blanca, también ha ordenado el término de un programa que incentivaba que médicos cubanos (uno de los orgullos de la isla), abandonaran su país.

La decisión, que según anunció Obama en un comunicado tiene carácter inmediato, supone un cambio drástico en las relaciones bilaterales con Cuba.

“Hoy, EEUU está dando pasos importantes para avanzar hacia la normalización de relaciones con Cuba y darle una mayor consistencia a nuestra política migratoria”, dijo Obama en un comunicado. En su mensaje, y con miras al inminente inquilino de la Casa Blanca, el republicano Donald Trump, que ha amenazado con revisar las relaciones con La Habana, Obama defendió el acercamiento a la isla como “la mejor manera de garantizar que los cubanos pueden disfrutar de prosperidad, buscar reformas y determinar su propio destino”.

“Tal como dije en La Habana, el futuro de Cuba debería estar en manos de los cubanos”, subrayó el presidente demócrata.

La Ley de Ajuste Cubano de 1966 garantiza que todo cubano que entre al país de forma legal podrá obtener la residencia al año y un día de poner pie en territorio norteamericano. En 1995, tras el éxodo masivo de balseros de un año atrás, el Gobierno de Bill Clinton hizo un agregado a esa normativa que se pasó a conocer como la política de “pies secos, pies mojados”, que implicaba que todo cubano interceptado en el mar (“pies mojados”) era devuelto a la isla, pero que aquellos que lograran tocar tierra (“pies secos”) podían permanecer en EE UU, obtener un permiso de trabajo y unas ayudas iniciales y, transcurrido el año, pedir la residencia permanente.

Con la derogación de esta medida, “los ciudadanos de Cuba que intenten entrar a EEUU ilegalmente y que no cualifiquen para auxilio humanitario serán sujetos a ser devueltos a Cuba, en concordancia con las leyes de Estados Unidos y las prioridades en su aplicación”, enfatizó Obama. A

demás, pone a los cubanos en igualdad de condiciones con otros inmigrantes. “Al tomar esta medida tratamos a los migrantes cubanos de la misma manera que tratamos a los migrantes de otros países. El gobierno cubano ha aceptado el retorno de los ciudadanos cubanos que serán ordenados a volver a Cuba, así como ha venido aceptando el retorno de los migrantes interceptados en el mar”, explicó el presidente demócrata.

Se trata probablemente de la última medida que Obama, que deja la Casa Blanca en poco más de una semana, adoptará en el marco de la normalización de relaciones con Cuba iniciada en diciembre de 2014, una de las decisiones clave de su política exterior.

loading

La suspensión de esta medida era una demanda de La Habana, que asegura que la política de “pies secos, pies mojados” incentivaba la emigración ilegal.

Pero también había empezado a ser reclamada por los sectores anticastristas de Estados Unidos y algunos de sus representantes en el Congreso que afirman que la medida fue creada para ayudar a refugiados políticos pero que estaba siendo aprovechada de forma abusiva en los últimos años por cubanos que emigran solo por motivos económicos.

Poco antes de que la administración Obama anunciara oficialmente la derogación de las dos medidas, un funcionario que había alertado anónimamente sobre la decisión dijo que la mayor parte de los cubanos que huyen de la isla lo hacen por razones económicas o para aprovechar los beneficios que saben pueden recibir si logran llegar a Estados Unidos.

Otra de las razones citadas para la eliminación de la ley de Ajuste Cubano es el aumento de la migración cubana, especialmente en la frontera con México, presuntamente debida al temor de que la administración Obama la suspendiera.

Según datos del Departamento de Seguridad Interior, desde octubre de 2012, más de 118.000 cubanos se han presentado en los puertos de entrada de Estados Unidos.

En el año fiscal 2016, que terminó en septiembre, más de 41.500 cubanos ingresaron por la frontera sur estadounidense, rompiendo un récord de cinco años. Otros 7.000 llegaron entre octubre y noviembre.

>>>>>